tradiciones de guatemala | turismo en coban

Tradición, cultura de tejedoras y tejido de Alta Verapaz

5 agosto, 2014

A pesar de haber transcurrido varios años de la invasión en tierras nativas (Guatemala), el colonialismo y amenazas de represión que se ha vivido, aunque en la era tecnológica existen otros tipos de amenazas, sin embargo, todavía se mantiene la tradición del arte del tejido por las mujeres mayas q’eqchies y pocomchies, gracias a las enseñanzas que mantienen, la tradición y la práctica de la misma, trabajo artesanal combinado con la espiritualidad que en su conjunto representa el símbolo de la identidad y el método de la enseñanza.

 

La enseñanza de la abuela y los abuelos es fundamental en la transmisión de valores a las hijas e hijos que influye en la toma de decisiones acerca del uso de los recursos naturales de una manera equilibrada, especialmente respecto a la producción y siembra del maíz, el tejido, producción de alimentos, obtención de agua, leña, respeto hacia la naturaleza, su santuario (Tzultaka), altares y conservación de los recursos naturales.

 

En cuanto a los tejidos elaborados por las mujeres en las comunidades o pueblos indígenas de la etnia maya Q’eqchi’, cuenta la historia oral que se ha transmitido de generación a generación, que el tejido surge a raíz de la observación muy detenida y analizada por la abuela, de cómo las arañas tejían su tela (xquem aj am). Por esa razón, el tejido se caracteriza por ser delgado, fino, de color blanco y con figuras de arañas.

 

Pero también surgieron otros diseños como: la mujer, el hombre, la milpa, cerros, montañas, venados y perros, tomando el nombre del güipil en SAC PIC BIL en el idioma maya Q’eqchi’. Conforme se fueron desarrollando aparecieron los diseños de pájaros, gorrión, colibríes, caminos, rayos, diseños geométricos, etc.

 

Los instrumentos del tejido, unos palitos (quem leb) delgados elaborados para ese fin, huesos de aves, lazo y mecapal que sirve para amarrarse la cintura para que estén tensados los hilos que faciliten el trabajo del tejido.

En el momento en que la mujer decide o inicia un tejido, regularmente lo hace en el corredor de la vivienda, si la araña sube o baja en el hilo elaborado o bien en el proceso del diseño del tejido, la mujer es impulsada para adquirir rapidez y habilidad y en poco tiempo termina su tejido, con un concepto del diseño espiritual.

 

El algodón lo preparaban con mucha paciencia iniciando con la limpieza, le sacaban la semilla y la basura que se le impregnaba, para sacar las tiras de hilo natural. Tenían su hiladora para hacerlo mas técnico con los movimientos de torsión o bien de una manera más tradicional lo torneaban en las piernas, giraban y torneaban el algodón hasta convertirlos en hilo bien fino y también utilizaban el cuero del venado.

 

Las abuelas tejedoras manifiestan que todas las figuras en los tejidos del güipil vienen de los conceptos de Hogar (jun cabal), espiritualidad, Naturaleza y Sociedad. Por ejemplo el hogar con la relación espiritual, hombre (Winq) y mujer (Ixq), de la naturaleza las figuras de las hojas del árbol (Xaq` Che`), mariposa (peepem) venado (Qej) gallina (kaxlan) Pato (patux) gusano (kuluk`, araña (Am), perro (tzi), Be, etc. Para desarrollar todas las figuras del güipil es indispensable la relación, vínculo, comprensión con la naturaleza y la cosmovisión.

 

Algunas leyendas de los nombres de las figuras del Güipil:

 

HOJA DEL ARBOL: (xaq’ che’)

Esta figura toma el nombre de la hoja del árbol como una representación y recordatorio del aprecio y respeto que se tiene al árbol. Cuando la hoja principia a caer siempre tiene un significado para la gente de las comunidades, la finalización del ciclo de los árboles frutales, el descanso estipulado en días, su renovación, y la fuerza de la fertilidad, resultado del resurgimiento de su retoño. Por esa razón se ha tomado la hoja del árbol como un símbolo y representación del mismo. Las familias q’eqchies siempre siembran alrededor sus casas árboles frutales y no frutales.

 

Cuenta una anciana de Cobán, que un día se encontraba la mujer tejiendo en el corredor de su casa de repente principió el viento a soplar fuerte, cayéndole varias hojas en el tejido que elaboraba, al sacudir su tejido una hoja se había quedado ensartada en los hilos del tejido, entonces le llamó mucha la atención la forma de la hoja. De allí surge la idea, que con mucha paciencia y con su técnica logro plasmar la figura de la hoja del árbol en el güipil.

 

Sigue explicando la anciana que es una señal de la enseñanza a las nuevas generaciones para que no muera la idea y la técnica del tejido. El trabajo constante y arduo de las mujeres que a generado experiencias, a demostrado a través de los tiempos la existencia del arte del tejido y la enseñanza adecuada a las niñas, nuevas generaciones del mundo maya Q’eqchi’. Ya que en casa se establece un orden o disciplina que va llevando a la niña a la par de la madre la enseñanza del tejido motivación que lo lleva a cumplir y mejorar la técnica y la calidad de su tejido.

 

La niña capta de la madre todas las enseñanzas incluidos los elementos de la naturaleza, la forma de convivir y la paciencia de mantener la armonía con el hilo y su trabajo, para que todo salga bien.

 

Para eso es importante la forma de sentarse cuando se encuentra realizando su tejido, el contacto de la tierra, los materiales que le rodean, el cielo y el aire, todo debe ir entrelazado como el tejido, enseñanza principal en esta actividad de la madre o la abuela en el arte de tejer.

 

Se celebra en forma de ceremonia antes del inicio de tejido, tanto la abuela, la madre como la(s) niña (s) como un recordatorio sagrado de todo lo que existe en la naturaleza, el universo y el cosmos; alimenta el espíritu, lo que van a realizar lo harán con todo respeto y concentración del trabajo. Si alguien se enoja o se encuentra de mal humor y se sienta a tejer, el hilo se enreda y finalmente se revienta.

 

Cuando se inicia la enseñanza del tejido la figura inicial es el punto o bolita (torox), que representa el inicio del punto de partida, forma de la tierra, el mismo cielo y la Luna redonda; la actividad del tejido se encuentra intimamente relacionada con la Madre Tierra, el Universo y demás elementos que existen, especialmente la Luna y el Sol. Los abuelos y abuelas estudiaron profundamente la naturaleza, el ser humano, el cosmos y el tiempo entrelazando la profundidad de la manifestación de la persona, desde la procreación, el nacimiento y la conducción en la vida. Utilizando los conocimientos adquiridos especialmente en el tejido, las abuelas, bastión de esta sabiduría, que a través del tiempo, generación tras generación fueron aprendiendo un regalo imprescindible en nuestro tiempo que hace sentir la esencia de una herencia ancestral donde los ojos de la mujer (conciencia), que con sus habilidades de sus dedos y las manos, con los hilos y colores escribe la recuperación de la historia.

 

En estos tiempos a pesar de las adversidades, han logrado y mejorado otras figuras para ofrecer al mercado local, para prosperar las condiciones de vida de las familias. Se tiene claro actualmente que el desconocimiento de un mercado nacional e internacional desmotiva la insuficiencia de bajos ingresos.

 

MARIPOSA (Peepem)

 

Los mosaicos de flores, plantas y hierbas medicinales que sembraban en el jardín de las casas de las abuelas, donde crecían hermosas variedades de flores elementos de la naturaleza, hacían que llegaran mariposas, pájaros, abejas y muchas aves en la frondosa vegetación.

 

El surgimiento del diseño de la mariposa en el lienzo del tejido de la abuela, nace cuando las mariposas llegaban a comer, a oler o recoger polen en el jardín de la casa, que posaban en las paredes de la casa o bien en el hilo o en el lazo del telar. Las abuelas observaban que las alas eran de distintos colores y se creían que era un pedazo de sus tejidos. De esa forma surge el diseño y los colores de las mariposas en el güipil.

 

VENADO (Qej)

Cuando llegaba el tiempo de limpiar la milpa se organizaban tradicionalmente los señores, liderando los ancianos el trabajo colectivo que realizaban. Al llegar al medio respetando siempre los valores de la actividad las mujeres participan llevando la comida o el almuerzo a sus esposos. Caminando por las veredas al dejar la comida ven un venado comiendo hiervas no muy lejos donde se encontraban trabajando los señores. Al principio se asustaron pero cuando vieron que era un venado, se sintieron muy contentas, porque el venado tiene mucho significado. Pasaron muy despacio, contemplando la forma y estructura del venado, al regresar a sus casas, ese mismo día comenzaron a tejer sacando la figura del venado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *